ATENCION! Esta Web utiliza Cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar, al pulsar Aceptar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las Cookies. Sin embargo, puedes cambiar la configuración en cualquier momento.

Ver nuestra Politica de Coockies

Ver la Directiva Europea

Ha rechazado las Cookies. Esta decisión puede cambiarse.

Ha permitido que las Cookies sean instaladas en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.

Busqueda

Zona Privada

Multi Traslator

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese

Visitantes

Hay 58 invitados y ningún miembro en línea

MAS CLARIDAD EN EL ETIQUETADO DE ALIMENTOS

Las etiquetas tienen que servir para algo y decirnos claramente lo que queremos saber. Las de los alimentos son esenciales para que, a la hora de elegir, el consumidor se informe de todo aquello que pueda ser perjudicial para su salud, ya se trate de cuestiones graves como las alergias a los frutos secos, o de aspectos más prosaicos como el contenido de sal o los tipos de grasas. 

Con la nueva propuesta de la Comisión, la información esencial deberá figurar claramente en la parte frontal del envase o envoltorio. El etiquetado sobre alérgenos en frutos secos, leche, mostaza y pescado deberá figurar no sólo en los alimentos preenvasados sino también en los platos que se sirvan en restaurantes, cafés, etc.

Un etiquetado más claro nos ayuda a comer más saludablemente, ya que podemos saber exactamente lo que estamos comiendo. Con las nuevas normas será obligatorio indicar el contenido de energía, grasa, carbohidratos, azúcar y sal por 100 ml/g (o por porción del producto) y la fracción de la cantidad diaria recomendada.

Se propone también un tamaño mínimo de impresión del etiquetado de 3 mm para que no cueste tanto encontrar la información que estemos buscando, y ya no se permitirá que los mensajes publicitarios distraigan de la información obligatoria.

Al presentar la propuesta, el Comisario de Sanidad, Markos Kyprianou, afirmó que “las etiquetas de los productos alimenticios pueden tener una enorme influencia en la decisión del consumidor. Si son confusas, prolijas o engañosas pueden ser más un obstáculo que una ayuda. La propuesta de hoy quiere garantizar que la información esencial figure de manera clara y legible para que los ciudadanos de la UE puedan elegir de acuerdo con criterios dietéticos equilibrados”.

FUENTE: http://ec.europa.eu/news/agriculture/080207_1_es.htm